domingo, 19 de mayo de 2013

Reciclando




Cada vez que abría el armario salían rodando "los tricotines" parece que tienen vida propia, cansada de jugar al escondite con ellos, cogí una botella de refresco de dos litros, restos de hilo del costurero, la aguja de ganchillo y me puse a reciclar al estilo de las abuelas de mi pueblo. ya están juntitos aunque no todos porque hay alguno despistado por ahí.

3 comentarios:

Olga Cabello dijo...

Una solución muy eficaz.

Felicidades Bea.

un besito.

Olga

MONTSE dijo...

Muy buena idea Bea, además es original. Si que es verdad que las cosas pequeñitas tienen vida propia, despues cuando vas a buscarlas resulta que se han ido a vivir su vida y no hay forma de encontrarlas. Ha quedado bonito el capuchón de ganchillo de colorines. Un beso

Sandra dijo...

Me gusta tu idea, muy bonita y original,muchos besos.